Astral

Astral 3 Jonathanmacuuirc geKJõpR 02, 2010 14 pagos INFORMACIÓN PRÁCTICA PARA FAVORECER LAS EXPERIENCIAS CONSCIENTES FUERA DEL CUERPO FÍSICO, COMÚNMENTE DENOMINADAS: MAJES ASTRALES» Mantras que facilitan dichas experiencias (se pueden recitar dividiéndolos en sílabas -una en cada respiraclón- o de una sola vez): TOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO * FARAON: – FFFFFFFFFFFFFFFFFAAAAAAAAAAAAAAA _ RRRRRRRRRRRRRRAAAAAAAAAAAAAAA _ 000000000000 tres partes: Primero inspirar y 000000 N NNN p N Seguido o en y RRRRRRAAAA, * Pronunciar la letra S SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS En cualquier caso, cualquier mantra, oracion, etc. ue incremente nuestro nivel de energía y de conciencia practicados tras despertarnos a media noche y volviéndonos a dormir después, podría sernos útil. Recitar OM MANI PADME HUM mentalmente, mientras se va quedando uno dormido ha dado buenos resultados. Se recomienda tener espíritu investigador y probar con otros mantras y prácticas. En las ocasiones en que uno se duerma tras haber recitado alguno de esos mantras u otros, si no se llega a tener una experiencia consciente de ‘Viaje astral», al menos se recordarán mejor los sueños, se tendrán sueños más vívidos y quizás alguno de ci ierta lucidez.

Otra técnica que ha dado resultado consiste en ir quedándonos dormidos mientras sentimos e imaginamos que, al inspirar profundamente con la técnica ujjayi del yoga, inhalamos energía, del color que queramos, por la frente -se podría sustituir por la coronilla, entrecejo.. Retenemos el aire unos segundos, y, al espirar, sentimos e imaginamos que exhalamos energía por el corazón. Así repetidamente hasta dormirnos. El vivir en un piso alto pudiera ser más favorecedor. Viviendo en un sexto piso, aunque en otra ciudad de la habitual, las experiencias fueron frecuentes. La Luna llena o en creciente podría contribuir positivamente.

Al acostarnos a la noche, el cuerpo físico suele estar muy cansado y la mente un tanto exhausta (los primeros sueños suelen ser los más instintivos y primarios, por lo que es más difícil lograr cierto estado de conciencia), resultando bastante menos probable que podamos experimentar una salida consciente a la cuarta dimensión. Se recomienda, por tanto, realizar la práctica 3 0 4 horas después de dormirse. Seria preciso, salvo que [email protected] se despierte de forma natural, disponer un despertador que no tenga un sonido fuerte, para no desvelarse, ya que conviene antener un poco de sueño.

Tras habernos despertado 3 0 4 horas después de acostarnos, nos sentamos lentamente en el borde de la cama procurando no perder el sueño, abrigados, envueltos con una manta fina, salvo que haga mucho calor en verano. El sueño es fundamental para conectarnos con otras dimensiones. Saber manten mucho calor en verano. El sueño es fundamental para conectarnos con otras dimensiones. Saber mantener un estado de auto atencion consciente, siendo espectadores de la propia mente y de nosotros mismos, en la frontera entre estar despiertos y dormidos, es la clave también en cualquier práctica e meditación.

Recitamos el mantra (FA-RA-ON), alargando las letras, en voz baja si no vivimos aislados, para no molestar a familiares, vecinos, etc. , durante 10 minutos como mínimo hasta media hora o algo más, según sintamos. Después, debemos ir tumbándonos sobre la cama muy despacio, boca arriba. Nos cubrimos poco a poco con la manta, o sábana, y disponemos las manos cruzadas sobre el pecho (si se prefiere, se pueden estirar los brazos a los lados del cuerpo o colocar las manos sobre el plexo solar… ), la muñeca derecha sobre la izquierda como un faraón, con las puntas de los dedos de cada mano sobre el ombro opuesto.

Respiramos profundamente empezando por expulsar el aire por la nariz y terminando de expeler los últimos residuos del mismo que aún permanezcan en los pulmones, espirando por la boca. Esperamos unos segundos hasta que sintamos la necesidad de comenzar la inspiración, y ésta se producirá naturalmente. Inspiramos y espiramos de modo que se produzca cierto ligero ruido en la garganta (o prácticamente en la laringe) al pasar el aire, que es lo que se llama ujjayi en la India, con lo que la respiración es más profunda y favorece un mayor estado de consciencia, así como un ligero progresivo aumento de nergía.

Retene un mayor estado de consciencia, así como un ligero progresivo aumento de energía. Retenemos unos segundos el aire al tiempo que empezamos a recitar mentalmente el mantra, para, luego, espirar lenta y suavemente por la nariz, mientras seguimos mantralizando mentalmente.. Así continuamente. Es mucho mejor -también para respirar a lo largo del dia- que al inspirar se empuje el diafragma hacia abajo y se relaje el abdomen abombándolo un poco, pero sin perder tensión muscular en esa zona, sintiendo cómo las costillas se expanden lateralmente.

Al retener el aire y al espirar se mete el vientre l máximo hacia adentro -hacia la columna- y hacia arriba, con lo que, de paso, también se relaja y asciende el diafragma. También se puede probar con una técnica kabalística usada para conectarse con los sephirotes: mientras se retiene el aire sin respirar, se mueve la boca y la garganta como si estuviésemos pronunciando verbalmente el mantra, con la atención en el fondo de la garganta, pero estando en total silencio.

Para favorecer la respiración, conviene ponerse una toalla o fina manta doblada bajo las caderas, para que estén un poco levantadas y la zona lumbar se encuentre más recta, así como colocar, en vez de lmohada, una toalla o sábana doblada poco voluminosa bajo la nuca, de forma que la cabeza esté cómoda, pero lo más mínimamente levantada posible.

Tanto echar la cabeza un poco hacia atrás, de modo que la punta de la barbilla se encuentre un poco más elevada que la punta de la nariz, como situar un cojín cilíndrico blando ot 40F encuentre un poco más elevada que la punta de la nariz, como situar un cojín cilindrico blando o toalla grande doblada bajo la zona dorsal de la espalda, de forma que el pecho se eleve y expanda, también favorecen el ir durmiéndose con una respiración profunda y consciente.

Podemos flexionar las piernas con las rodillas un poco hacia afuera con alguna manta doblada bajo las mismas o no, o simplemente disponerlas estiradas con las puntas de los pies mirando diagonalmente hacia el lado correspondiente. Nos vamos quedando dormidos recitando el mantra: FA-RA-ON, mentalmente, imaginando, si queremos, algún lugar del antiguo Egipto, al tiempo que mantenemos la atención en los sonidos agudos del silencio en un oído -en el derecho por ejemplo-.

Si sentimos energía en nuestro corazon (cierto Maestro salía consciente a la cuarta dimensión simplemente oncentrándose en su corazón), también mantenemos la atención simultáneamente en la energía del corazón y en la energía de la coronilla, en caso de percibirla. Así, nos vamos quedando dormidos. Los pensamientos que puedan aparecer es preciso observarlos como si fuesen de otra persona.

Recordemos que nosotros no somos nuestros pensamientos, sino que cuando realmente somos nosotros es cuando hay ausencia de los mismos, cuando estamos en un estado más allá de nuestra mente. Podemos ver cómo los pensamientos tienen autonomía propia, pues no queremos pensarlos y, sin embargo, aparecen. Son facetas de nuestro ego quienes piensan los pensamientos. Nuestra verdadera Realidad está más allá de s OF facetas de nuestro ego quienes piensan los pensamientos.

Nuestra verdadera Realidad esté más allá del ego y de los pensamientos. La Verdadera Inteligencia, nuestro Verdadero Ser, está más allá de los pensamientos. Desde el silencio mental surgen ideas válidas, no egoicas. Cuando el sueño se vaya incrementando, si en esa postura nos cuesta dormirnos, nos giramos muy despacio hacia un lado y situamos la almohada doblada bajo el lado izquierdo del cuello -si solemos acostarnos obre el costado izquierdo-, por ejemplo, pero nunca dormir boca abajo.

Dormir sobre el costado derecho suele provocar acidez de estómago si se ha comido recientemente, lo cual se ha de tener en cuenta sólo al acostarnos; una vez pasadas unas horas desde la última cornlda, podemos dormir girados hacia el lado derecho. Dentro de un sueño, puede que sintamos la vibración del mantra que recitamos anteriormente y nos demos cuenta de que estamos en la cuarta dimensión, fuera del cuerpo. Entonces, podemos pedir a nuestra Madre Divina que nos lleve a donde quiera, o a un Templo de la Logia Blanca, etc.

Si saltamos, podremos flotar, volar e ir a cualquier lugar en el que pensemos. Si estiramos un dedo de una de las manos, veremos como conseguimos alargarlo como si fuese de goma, al ser la cuarta una dmensión menos densa que la tercera, lo cual nos dará plena certeza de que estamos en la cuarta dimensión; aunque, a veces, la mente juega malas pasadas y, aún estando en dicha dimensión, nos hace ver o creer que el dedo no se estira, por lo que, en tal caso, c estando en dicha dimensión, nos hace ver o creer que el dedo no se estira, por lo que, en tal caso, conviene repetir el estiramiento.

Si se piensa en el cuerpo físico, una fuerza como un viento hará que regresemos al cuerpo y termine la experiencia, por lo que hay que procurar no pensar en él; si sentimos que vamos a volver al cuerpo fisico contra nuestra voluntad, es preciso agarrarse a algo -un árbol, un arbusto, una farola, etc. -, para que esa fuerza no nos haga regresar y despertarnos. Puede que dentro de la experiencia la mente proyecte alguna imagen muy real y nos vuelva a engañar y atrapar en un sueño, por lo que hay que procurar mantener la atención para no quedar de nuevo dormido psicológicamente e inconsciente, como sucede abitualmente al dormirse.

Al dormirnos, salimos siempre del cuerpo físico, pero inconscientemente, y la mente proyecta los sueños, que son muchas veces absurdos. Los sueños suelen ser una rara combinación de deseos, recuerdos, temores, escenas consecuencia de pensamientos que tuvimos durante el día, impresiones de imágenes de la televisión, de la vida diaria, etc. En alguna ocasión puede que se tenga un sueño lúcido y, entonces, se recibe información de nuestro Espiritu. Se pueden tener sueños premonitorios de lo que nos va a suceder al día slguiente, etc.

También ciertos sueños pueden ser hechos que stán sucediendo realmente en la cuarta dimensión, pero lo habitual, dado el estado psicológico deplorable y de inconsciencia del ser humano en esta época, es que los sueños sean simple deplorable y de inconsciencia del ser humano en esta época, es que los sueños sean simples proyecciones -que a veces parecen muy reales- de nuestra mente. Hay sueños que no son lúcldos, pero que expresan de forma simbólica estados psicológicos erróneos que hemos tenido durante el día, para que reflexionemos y no los repitamos.

Los sueños nos indican aquello que hemos hecho mal. Según el grado de los estados e ira, lujuria, etc. , que se hayan podido tener ese día o el día anterior se soñarán unas cosas u otras. Por ejemplo, soñar que te ahogas o estás a punto de ahogarte, que llueve mucho, que sube el nivel del mar, que te ataca o persigue un lobo, un jabalí, un perro rabioso, un león, un tigre u otro felino, una serpiente, etc. , etc. , son indicativos de que se ha tenido algún estado lujurioso durante el día.

Si se ha tenido algún estado de ira fuerte se puede soñar con un toro que te persigue, etc. uno de los motivos más importantes por lo que conviene recordar los sueños es porque os indican qué hemos hecho mal durante el día y cuándo hemos obrado correctamente. Por ejemplo, si alguien tiene dudas de que si una práctica de transmutación sexual individual o tántrica en pareja ha sido realizada correctamente, podrá tener cierta orientación al observar el tipo de sueños que ha tenido esa noche o la noche siguiente.

Soñar que se va ascendiendo una montaña, que se logra cruzar un puente, con unicornios, delfines, cisnes, perros mansos, etc. , indica que estamos avanzando interiormente. Si cierto animal ataca es porque mansos, etc. , indica que estamos avanzando interiormente. Si cierto animal ataca es porque se ha hecho algo incorrecto, pero si ése mismo animal, otro día, está manso es porque esa jornada has dominado o canalizado positivamente ciertos impulsos instintivos.

Sólo uno puede saber la impresión positiva o desagradable que le dejó un determinado sueño. A veces, un sueño nos advierte no de algo equivocado que hayamos hecho el día anterior sino de estados psicológicos incorrectos que podemos tener ese día. Para recordar los sueños, conviene no moverse después de despertarnos y permanecer unos minutos sin pensar, concentrándose relajadamente en los sonidos agudos el silencio. Así, poco a poco, irán apareciendo los recuerdos de diversos sueños que hayamos tenido esa noche o en un rato de siesta.

Para interpretar los sueños existen ciertos textos que no suelen estar muy acertados, y alguno puede ser orientativo, pero no suelen resultar satisfactorios. Por ello, es fundamental que vayamos deduciendo mediante nuestra propia experiencia el significado de los sueños que tengamos, observando la relación causa-efecto entre acciones equivocadas o correctas durante el día y el correspondiente resultado en forma de sueño durante la noche.

Mediante los sueños y la propia intuición y percepción de los efectos de nuestras acciones en nuestro propio organismo, de malestar en el vientre, corazón, etc. , podemos tener una referencia a nivel moral de lo que está bien y de lo que está mal, liberándonos de tener que depender de los limitados -por de lo que está bien y de lo que está mal, liberándonos de tener que depender de los limitados -por defecto o por exceso- conceptos morales de las religiones, o de los preceptos éticos sociales de la época y lugar en que uno vive.

Los sueños en que se vuela se suelen deber a que estamos fuera del cuerpo volando e verdad, porque en la cuarta dimensión no existe la ley de la gravedad; o cuando se sueña que se baja de un ascensor, o se desciende rápidamente dentro de un avión o de cualquier otra forma, pero sólo si sucede justo inmediatamente antes de despertarse, es porque estamos fuera del cuerpo descendiendo desde cierta altura hasta meternos en nuestro cuerpo físico, y, entonces, nos despertamos.

En esos casos habría que hablar de experiencias reales, no de sueños. Estar consciente en estas experiencias es totalmente seguro y es muchísimo menos seguro estar inconsciente que consciente, tanto en el mundo fisico omo en cualquier otra dimensión, por lo que no se debe creer a los mentirosos de las fuerzas de las tinieblas, o manejados inconscientemente por las mismas, que quieren evitar que el ser humano despierte y conozca la Verdad por sí mismo, que afirmen lo contrario.

Fuera del cuerpo fisico estamos unidos al mismo por una especie de cordón plateado electromagnético que se puede estirar y estirar indefinidamente y que sólo se rompe en el momento en el que el cuerpo deba fallecer, para posteriormente, antes o después, reencarnarnos en un nuevo cuerpo físico en gestación. Hay quienes tienen facilidad para 4