Ensayo EDIPO ES O NO ES RESPONSABLE

ENSAYO EDIPO: EL HOMBRE QUE NACIÓ PARA SOLUCIONAR UN GRAN PROBLEMA El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos. Arthur Schopenhauer Adentrarse en la historia de «Edipo Rey» implica subirse al tobogán de los sentimientos y sensaciones personales, contradictorias y extremas. Es enfrentar una batalla interna entre lo que perdonamos y lo que la sociedad nos permite perdonar, para quedar finalmente entre la espada y la pared. ¿Qué nos puede sacar de semejante aprieto?

Nuestras experiencias personales, el acervo cultural, los principios que nuestra familia educadores han podido sembrar en nosotros, la sensibilidad por lo humano y la fu nico que puede OF4 p encaminarnos hacia que las acciones de E o lo fatal de su familia; as conciencia en el peso s destino. Es por eso le del desenlace a grandeza de su uando asume el cumplimiento del edicto que pronunciara frente a los ciudadanos de Tebas para castigar al asesino de Layo. «Edipo: Arrójame cuanto antes de esta tierra, a donde nadie me vea dirigir la palabra a ninguno de los hombres.

Creonte: Lo habría hecho ya, debes saberlo; sólo que me era preciso averiguar antes del dios qué debía hacerse. Edipo: Swige to vlew next page Edipo: Pero su oráculo fue bien claro. Matar al parricida, a mí, el Implo. Creonte: Así se dijo… » 1 Acaso un conductor que no revisa su vehículo antes de emprender la marcha y exponer la seguridad y la vida de los pasajeros, ¿no es responsable de un accidente que se ocasione por la falla del vehículo, aun excusándose en la creencia de que su medio de transporte estaba en buenas condiciones?

Toda persona con mayoría de edad que conduzca sabe que antes de poner a rodar su automóvil debe hacer una revisión general ara detectar situaciones que le permitan minimizar o anular los posibles riesgos. Los documentos de ley que decretan sanciones debido a que el desconocimiento de la ley no exime de responsabilidad a las personas. Así mismo, Edipo inicia sus males cuando al escuchar al hombre ebrio, vaciló para esclarecer la verdad de su origen y neciamente toma la decisión de alejarse de sus padres debido a que Apolo le había hecho saber que él estaba destinado a matar a su padre y a casarse con su madre. Algunos recordarán el caso de Manuel Quiroga, un excelente ejecutivo de una multinacional, ue manejaba documentación confidencial; un dia llegó hasta su oficina un pensionado que necesitaba cierta información.

Manuel, decidió ayudarle y unos meses después fue llamado a la oficina de personal en donde lo acusaron de pasar información vital a la competen a la oficina de personal en donde lo acusaron de pasar información vital a la competencia. Cuando Manuel negó tal hecho, lo invitaron a observar los videos. En uno de ellos aparecía facilitándole documentos de su sección al pensionado. El jefe de personal le leyó las normas, en las que aparecía la prohibición de ntregar información a ninguna persona, excepto con un formato de autorización, sellado y cerrado.

Manuel expuso que desconocía la norma. El jefe de personal le respondió que eso no lo excusaba del hecho que era tipificado como delito. Manuel perdió su empleo. Manuel estaba expuesto a cometer este delito, porque las normas de la empresa lo estipulaban; tuvo la oportunidad de tomar la decisión de «no ayudar»‘ al pensionado y sin embargo, hizo todo lo contrario con ello expuso su seguridad laboral; por lo cual se cumple el refrán popular: quien inocentemente peca, inocentemente se condena.

De igual manera, Edipo, decide dar rienda suelta a sus sentidos y actuó con ira en la encrucijada de los tres caminos cuando fue arrollado por el carro de Layo, muy seguramente fue un accidente porque un rey no va por ahí atropellando a la gente. Edipo reaccionó con violencia, ignorando la sentencia popular que afirma que la violencia engendra violencia, con lo cual ocasionó en su vida el desencadenamiento de situaciones fatales que lo llevaron al encuentro de su 3 ocasionó en su vida el desencadenamiento de situaciones fatales que lo llevaron al encuentro de su desgracia final.

Con lo anterior se demuestra que Edipo sí fue responsable del desenlace fatal de su familia pues las circunstancias genéticas, el contexto social y las vivencias personales, entre otros aspectos, constituyen un conjunto importante de factores que de una u otra manera inciden en el ser humano; sin embargo, pese a todos esos elementos, contamos con la ventaja de tomar decisiones, es decir, tenemos la opción de cambiar los finales tristes por otros que nos acerquen más a la felicidad; esto nos hace responsables de los resultados de nuestra vida.

Porque como dice la Biblia: Quienes pecaron sin conocer la Ley, serán eliminados sin que se hable de la Ley; y los que pecaron conociendo la Ley, serán juzgados por la Ley’3. Cervantes, dijo que cada persona es artífice de su propia ventura4, con ello, se puede reconocer que desde múltiples ámbitos el hombre toma sus decisiones y eso lo obliga a ser responsable, no obstante el resultado sea producto del desconocimiento de las consecuencias de sus actos. Jacqueline Rodríguez Carrillo Licenciada en Español-Francés Universidad Pedagógica Nacional Docente Liceos del Ejército Colegio de Bachillerato Patria