Esquema argumental el malestar en la cultura

Tema: Esquema Argumental: Ensayo “El Malestar en la Cultura” Tesis: La búsqueda de la felicidad y el placer en el ser humano a través de sus instintos y pulsiones y como interfiera el ámbito cultural en ello. Capítulo I 1. Relación la religión como ilusión. 2. 1. – No se puede descubrir en si mismo ese sentimiento oceánico (religioso) ya que no puede ser medido fisiológica o cientflcamente. 2. 2. -Que más bien por asociación puede considerarse como un sentimiento de at todo del mundo exte r. 2. 3. -No puede ca en no impugna su efect- 2.

El yo continua de opertencia con el n iento, pero por ello n ser animico inconsciente que designamos “ello” y al que sirve como fachada. 3. 4. Hacia fuera el yo parece afirmar unas fronteras claras; las cuales parecen desaparecer en cuando se está enamorado, porque el que lo está asevera que el yo y el tu son uno y está dispuesto a comportarse como si así fuera. 3. 5. A lo que Freud señala que lo que podría ser cancelado por procesos fisiológicos también podría serlo por procesos patológicos. 3. 6.

La patología nos da a conocer un gran números de estados en los cuales el deslinde del yo con respecto del mundo xterior se vuelve incierto o a su vez los límites se trazan de manera incorrecta, casos en los cuales partes de nuestro cuerpo hasta nuestras percepciones, pensamientos y sentimientos nos parecen ajenos a nosotro nosotros. 3. 7. Nuestro sentido ‘Yoico” está expuesto a perturbaciones y sus límites no son fijos. 3. Los lactantes no separan su yo de un mundo exterior. 4. 8. El mundo externo es fuente de sensaciones y aprende a hacerlo sobre la base de incitaciones externas. 4. 9.

Le ha de causar impresión que muchas de las fuentes de excitación (órganos) pueden enviarle sensaciones todo momento, in embargo otras como el deseado pecho materno solo son temporales y solo puede conseguirlos reclamando. 4. 10. Por primera vez aparece al yo un objeto externo que se contrapone fuera y que solo es capaz de aparecer por medio de una acción en partlcular. 4. Reconocer ese mundo externo es el que propone las continuas sensaciones placer o al contrario displacer. 5. 11. Nace la tendencia de segregar del yo todo lo que provoque displacer. 5. 12. Arrojarlo fuera forma un solo yo-placer, un sentimiento narcisista. . 13. Se contrapone un ahí-fuera amenazador, que puede provocar displacer. 5. Aprendemos a distinguir lo interno de lo externo. 6. 14. Se aprende un procedimiento que mediante una guía intencional de los sentidos así como de los músculos nos permite distinguir lo interno de lo externo. 6. 15. El hecho de que el yo para defenderse de ciertas excitaciones displacenteras provenientes de su interior no emplee otros métodos que aquellos que se vale contra un displacer de origen exterior, esto podría ser el punto de partida de importantes perturbaciones patológicas. . 16. podría decirse que el yo lo acoge todo, después s 2 3 perturbaciones patológicas. 5. 16. Podría decirse que el yo lo acoge todo, después segrega de sí un mundo exterior. Capítulo II 6. El hombre necesita de un Padre que lo proteja, lo cual nace de una necesidad infantil de nuestras mentes. 7. 17. El hombre representa a la Providencia como un Gran Padre Exaltado 7. 18. Se relaciona a la religión con la Providencia. 7. 19. La mayoría de los mortales no podrán elevarse más allá de esta idea. 7.

El hombre depende de la religión para poder responder su misón dentro de la vida. 8. 20. Sin misión la vida del hombre pierde sentido. 8. 21. No nos hemos encargado más que de nuestra propia isión, ya que tenemos una visión antropocéntrica de las cosas. 8. 22. Pensamos que todas las cosas que nos rodean tienen la misión de servirnos. 8. Los hombres siempre están en buscan la felicidad. 9. 23. Los seres humanos nos encontramos frente a dos caras: vivenciar sentimientos intensos de placer, y al mismo tiempo alejarnos de lo que nos provoca dolor y displacencia. . 24. En este sentido el ser humano solo aplica el término de ‘felicidad” al placer. 9. 25. Según esta dualidad del objetivo perseguido, la actividad humana se despliega en dos sentidos, según trate de alcanzar – revaleciente o exclusivamente- uno u otro de aquellos fines. g. El objetivo vital es el principio del placer es fijar el fin el fin de la vida. 10. 26. Cumplir el plan del placer es un objetivo irrealizable, porque lo que nos rodea impide que seamos dlchosos. 10. 27. Llegamos a c 3 irrealizable, porque lo que nos rodea impide que seamos dichosos. 10. 27.

Llegamos a creer que no está en el plan de la creación ser dlchosos. 10. 28. Solo gozamos con intensidad todo aquello que nos trae felicidad episódicamente, si esta es prolongada dejamos de sentir felicidad, solo un sentimiento de bienestar. 10. Nos es mucho menos difícil experimentar la desgracia. I sufrimiento nos viene de tres partes: el propio cuerpo 10. 1. E que está destinado a la decadencia, el mundo externo del cual se puede esperar cualquier cosa, de las relaciones con otros seres humanos. 10. 2. El sufrimiento por los otros seres humanos es el más doloroso. 0. 3. Consideramos ser dichosos solo por haber superado una desgracia. 1 1 . Anteponemos escapar del sufrimiento antes que lograr encontrar la felicidad. 12. 29. Se nos pone como norma tentadora poder satisfacer todas las necesidades, pero esto va en contra de la prudencia. 12. 30. Existen otros métodos que evitan el sufrimiento y que se diferencla según la fuente de displacer. 12. 31 . El aislamiento voluntario, el alejamiento de los demás, es el método de protección más inmediato contra el sufrimiento susceptible de originarse en las relaciones humanas. 2. 32. Contra el mundo externo solo se puede someter a la naturaleza empleando la técnica dirigida por el hombre. 12. El más interesante preventivo es el que trata de influir sobre nuestro propio organismo. 13. 33. El sufrimiento no es más que una sensación; sólo existe en tanto lo sentimos, y únicamente lo sentimos en virtud de iertas di 40F 13 sólo existe en tanto lo sentimos, y únicamente lo sentimos en virtud de ciertas disposiciones de nuestro organismo. 13. 34. El más efectivo de los métodos empleados en esta modificación es la Intoxicación. 3. 35. Se ha utilizado muchas veces sustancias que afectan nuestro quimismo para poder hacer que el cuerpo no sienta sensaciones displacenteras. 13. 36. Se atribuye tal carácter benéfico a la acción de los estupefacientes en la lucha por la felicidad y en la prevención de la miseria, que tanto los individuos como los pueblos les han reservado un lugar permanente en su economía libidinal. 13. La satisfacción de los instintos nos proporciona felicidad. 14. 37. SI son negados nos causa intenso sufrimiento. 14. 38.

Es cuando tratamos de dominar las fuentes internas de nuestras necesidades, para evitar nuestro sufrimiento. 14. 39. Lograrlo significa al mismo tiempo abandonar toda otra actividad (sacrificar la vida), para volver a ganar, aunque por distinto camino, únicamente la felicidad del reposo absoluto. 14. Otra técnica para evitar el dolor es el desplazamiento de la libido. 15. 40. La sustitución de los fines instintuales, que residen en la satisfacción directa, por actividades psiqulcas superiores, de ipo intelectual 15. 41 .

Este procedimiento posee limitaciones, ya que el placer alcanzado así no se acerca al derivado por el cumplimiento de un anhelo primario. 15. 42. No es asequible ni material, ni ps[quicamente a los hombres. 15. Otro camino es la imaginación permite hacer abstracción de la realidad y centrars s 3 la realidad y centrarse en fenómenos internos. 16. 43. Estos son independientes del mundo y controlables por el individuo. 16. 44. Permite lograr satisfacciones que difícilmente podríamos alcanzar en la realidad. 16. 45. Sin embargo la realidad sigue asociada a lo que podemos imaginar. . Otra forma más radical para evadir el sufrimiento es hacer una nueva realidad a nuestro gusto. 17. 46. Esta forma es concerniente a una patología que se denomina paranoia. 17. 47. También existen individuos normales que la poseen y que suprimen algún elemento insufrible de la realidad incluyendo luego la alteración de la percepción de esta. 17. 48. En este sentido lo que hace la religión, según Freud, no es otra cosa que fomentar una paranoia colectiva, imaginar una realidad alternativa que es asumida por una comunidad. 7. Fundamentar el proyecto de vida en torno al amor es otra ctitud frecuente para evadir el sufrimiento. 18. 49. La enérgica sensación de placer que origina la complacencia del instinto sexual nos hace ver en ella un ejemplo de felicidad. 18. 50. Sin embargo este se orienta a la mera búsqueda del placer y no solo a huir del sufrimiento. 18. 51 . Presenta un inconveniente: nos deja a merced del dolor tan pronto como no somos capaces de alcanzar el objeto de nuestro amor, lo que ocurre con demasiada asiduidad. 18. 52.

El logro de la felicidad, en este sentido restringido, no logra someterse a un único plan de vida ineludible para todos, porque 6 3 entido restringido, no logra someterse a un unico plan de vida Ineludible para todos, porque la felicidad depende del reparto que hace el individuo de su energía libidinal, que a su vez está condicionado por su constitución psíquca, y por sus circunstancias materiales. Capítulo III 18. De tres posibles fuentes de sufrimiento es de las relaciones con los demás, contra la que más nos rebelamos. 19. 53.

La consideramos obra humana y, por lo tanto es para nosotros modificable. 19. 54. La cultura es la que modela en gran medida esas relaciones sociales que nos hacen sufrir, es por ello que esta es bjeto de nuestros ataques. 19. 55. Esa predisposición anticultural, que mira en la vuelta al estado de naturaleza la forma de lograr la felicidad, tiene su comienzo en diversos fenómenos: 19. 56. 1. La devaluación de la existencia que envuelve la doctrina cristiana. 19. 56. 2. El descubrimiento efectuado por los europeos de nuevas culturas, que creyeron más simples, sanas y felices. . 56. 3. El desvelamiento de las causas ocultas de la neurosis, que son las exigencias culturales. 19. La expresión cultura designa la suma de las producciones e instituciones que separan nuestra vida de la de nuestros scendientes animales y que valen a dos fines: resguardar al hombre frente a la naturaleza y reglamentar las relaciones de los hombres entre sí. 20. 56. Los dioses encarnan la noción de omnipotencia y omnisciencia, es decir, el ideal de la cultura, aquello que el hombre anhelaba pero que le estaba vedado. 20. 57. 4.

Este ideal h aquello que el hombre anhelaba pero que le estaba vedado. 20. 57. 4. Este ideal ha sido casi alcanzado por la civilización actual y podemos decir que el hombre, gracias a los avances científicos, se parece mucho a sus dioses. 20. 57. 5. Sin embargo no goza de la felicidad que cabría esperarse. 20. La cultura regula las relaciones sociales. 21. 57. Esta regulación presupone hechos que son ya culturales y no solo naturales como el establecimiento del derecho: un poder que personifica al de la colectividad y que se enfrenta a la fuerza de cada sujeto por separado 21. 8. De esta forma, se reduce el riesgo para el individuo, que ya no está a merced de sus solas fuerzas, pero sólo a cambio de la renuncia a la satisfacción espontánea de los instintos. 21 ,59. Esto involucra la reducción drástica de la libertad potencial del individuo, que era máxima en el salvaje 21. 60. Sin embargo la libertad no era ejercida porque el ndividuo solo no era capaz de ejercerla por si mismo. 21 . Estos adelantos de la cultura se han apoyado en cambios que han forzado en la destreza instintual del ser humano. 22. 61.

La engrandecimiento de los instintos permite el adelanto de las actividades intelectuales, de trascendente importancia para cualquier civilización. 22,62. La renuncia al gozo de los instintos hace posible la cultura, aunque aquí hay mucho que decir: precisamente el objetivo de una cultura sana es el equilibrio entre la represión de los instintos que imponen las necesidades colectivas y la necesidad de satisfacerlos que tiene el individuo. 13 nstintos que imponen las necesidades colectivas y la necesidad de satisfacerlos que tiene el individuo. Capítulo IV 22.

El elemento primitivo que dio lugar a los fenómenos culturales fue la familia. 23,63. Su origen nació de la necesidad de satisfacción genital periódica que tiene el macho y que le impulsó a retener a una hembra cerca de sí, a manera de objeto sexual. 23,64. La hembra persiste en la unidad familiar con el objetivo de suministrar a su descendencia la seguridad que le ofrece el macho. 23. 65. En esta familia aun no existen elementos propiamente culturales, pues el padre impone por completo su voluntad. 3. La sociedad entre los hermanos para deponer al padre es lo que permitió surgir a la cultura. 4. 66. Los hombres se fijaron de que la asociación de diversas personas podía hacerles más fuertes. 24,67. Esta es la fase totémica del desarrollo humano y en ella el hombre establece las restricciones necesarias para consolidar el nuevo orden surgido de la asociación. 24. 68. El fundamento de cultura por lo tanto es doble, ya que por un lado se imponla las necesidades del mundo externo, y la necesidad de satisfacer el amor sexual. Capitulo V 24. Una manera de que la tendencia al amor no produzca ufrimiento es desplazar el acento del objeto amado al mismo acto de amar 25. 9. Esta medida se complementa con la eliminación de la satisfacción genital como finalidad del amor, transformándolo así en un instinto coartado en su fin 25,70. Esta ordenación psíquica permite que llevar a la práctica el amor univer 25. 70. Esta ordenación psíquica permite que llevar a la práctica el amor universal a todos los seres humanos que prescriben ciertas éticas, pero sirve, sobre todo, a un fin cultural: al eliminar el carácter exclusivo que tiene el amor sexual. 25. 71 . Hace posible los vínculos de amistad y los vínculos con a comunidad. 25.

La cultura impone severas restricciones al amor. 26. 72. Un ejemplo es la salida del individuo del ámbito familiar al social, reflejada en los ritos de pubertad. 26. 73. La mujer es un foco de resistencia a la cultura dentro de la familia por el mismo motivo: las fuerzas que el macho necesita para cumplir las exigencias socioculturales las extrae pnncpalmente de la Vlda sexual y de la mujer que, viéndose relegada, adopta frente a la cultura una actitud hostil. 26,74. Este es el porqué la cultura occidental reprime con fuerza el sexo, ya que extrae de él la energía que necesita para su desarrollo. 6,75.

Para impedir que el enérgico instinto sexual efectúe las fuerzas que precisa para sí, la cultura instruye al individuo desde su infancia reprimiendo sus conductas sexuales instintivas y homogeneizando su sexualidad, al limitarla al amor genital heterosexual y monógamo. 26. Al fomentar vínculos de amistad mediante el instinto sexual inhibido, se intenta contrarrestar la hostilidad natural de unos hombres contra otros. 27. 76. Sin embargo, dice Freud, en el nivel “consciente” de la cultura no se admite la tendencia del hombre a la crueldad, se niega su existencia, y se fabrican sobre esto éticas irracionales.