Habilidades Y Destrezas

De acuerdo a lo descrito en la etimología, un individuo es inteligente cuando es capaz de de escoger la mejor opción entre las posibilidades que se presentan a su alcance para resolver un roblema. Definición de inteligencia emocional 0 Daniel Goleman, psic g Swipe View p el libro Emotional Int gence Goleman la inteligen sentimientos propios ubiicó en 1995 ocional», Para idad para reconocer para manejarlos. Considera que la inteligencia emocional puede organizarse en cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear la propia motivación, y manejar las relaciones.

Goleman enseña que tener inteligencia emocional es la capacidad que el ser humano tiene para decir las cosas en el momento correcto, de la manera correcta, con la intensidad orrecta y en el lugar correcto a las personas correctas. El concepto de inteligencia emocional fue popularizado por el psicólogo estadounidense Daniel Coleman y hace referencia a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y a Swipe to kdevv next page ajenos. La persona, por lo tanto, es Inteligente (hábil) para el manejo de los sentimientos.

Para Coleman, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales. La Inteligencia emocional tiene una base física en el tronco encefálico, encargado de regular las funciones vitales básicas. El ser humano dispone de un centro emocional conocido como neocórtex, cuyo desarrollo es incluso anterior a lo que conocemos como cerebro racional.

La amígdala cerebral y el hipocampo también resultan vitales en todos los procesos vinculados a la inteligencia emocional. La amígdala, por ejemplo, segrega noradrenalina que estimula los sentidos. Es importante dejar patente que aquella persona que cuente con importantes niveles de inteligencia emocional es un individuo que racias a la misma consigue los siguientes objetivos en su relación con los demás: • Que quienes le rodean se sientan a gusto con él. • Que al estar a su lado no experimenten ningún tipo de sensación negativa. Que confíen en él cuando necesiten algún consejo tanto a nivel personal como profesional. Pero no sólo eso. Alguien que dispone de inteligencia emocional es quien: • Es capaz de reconocer y de manejar todo lo que pueden ser las emociones de tipo negativ ente. posiciones. • Logra utilizar las críticas como algo positivo, ya que las analiza y aprende de ellas. Es alguien que precisamente por tener esa inteligencia emocional y saber encauzar convenientemente las emociones negativas, tiene mayor capacidad para ser feliz. Cuenta con las cualidades necesarias para hacer frente a las adversidades y contratiempos, para no venirse abajo. Por los importantes beneficios y ventajas que tiene cualquier persona que dispone de inteligencia emocional, muchos son los estudios que se han llevado a cabo hasta el momento. Algunos de ellos vienen a dejar patente que entre las señas de identidad que más identifican a quienes la poseen, se encuentran las siguientes: Huyen de la monotonía, intentan en todo momento buscar alternativas para tener una vida más plena y feliz. Son firmes cuando así se requiere. • Siempre miran hacia adelante a la hora de seguir viviendo. • Les encanta estar aprendiendo continuamente. A diferencia de lo que ocurre con el cociente intelectual no existe un estudio que permite medir la capacidad o el grado de inteligencia personal de un sujeto. En este sentido, la apreciación de esta habilidad es más bien subjetiva. ¿Qué es la Inteligencia Emocional? Categoría: Articulas La Inteligencia Emocional e como la capacidad que 0F 10 tiene una persona de man r, seleccionar y trabajar nuestras como las de los demás. na persona que se enfada con facilidad, que se pone triste con frecuencia o que no es capaz de controlar sus impulsos… es alguien con mala inteligencia emocional. Por el contrario, una persona que se conoce bien a si mismo, que es capaz de pensar antes de actuar, que entiende sus impulsos, que los expresa con educación siendo sincero pero, a la vez, consiguiendo no afectar negativamente a la gente que le rodea… o que es capaz de relativizar y sentir las cosas de una forma sana… seria una persona on MUY buena inteligencia emocional.

Así mismo, la Inteligencia Emocional nos debe servir para entender las emociones de los demás y saber cómo tratar a la gente que nos rodea de forma que: Estén a gusto a nuestro lado. No provoquemos emociones desagradables en ellos (ira, tristeza, frustración, etc. ). Es decir tener mano izquierda a la hora de plantear las cosas. Alguien con una buena inteligencia emocional debería ser capaz de aplicar las siguientes cosas: Pensar antes de actuar… y no ir a la deriva y a lo «loco» antes de hacer las cosas.

Esto no quiere decir que no se viva el momento que no se disfrute. Esto quiere decir que las emociones y la razón vayan de la mano. Hay que disfrutar, pero también hay que ser capaz de utilizar la inteligencia y analizar las emociones, especialmente cuando hablamos de ira, tristeza o frustración. Ser empático para poder entender, respetar y manejar las emociones de los demás, haciendo que la gente que nos rodee esté a gusto. Saber elegir bien las emociones en cada momento, para que nuestro comportamiento sea óptimo.

Si, ante una crít las emociones en cada momento, para que nuestro comportamiento sea óptimo. Si, ante una crítica, nos ofendemos nos enfadamos, estamos eligiendo muy mal las emociones. Si, por el contrario, nos paramos a pensar, analizamos el comportamiento de la otra persona, escuchamos, entendemos su punto de vista, leemos entre líneas y nos damos cuenta de que, el problema ha sido que en nuestro argumento anterior le hemos ofendido nosotros a él/ella, entonces será mucho mejor pedir disculpas y sugerir que la próxima vez nos diga las cosas de otra forma.

No es cuestión de ceder, es cuestión de manejar la situación eficientemente. Es decir, causando el mínimo daño. Y el enfado, normalmente es la emoción que MÁS daño genera. Mangar, conocer y controlar bien las emociones negativas, especialmente en lo que respecta a: ira, tristeza, frustración y ansiedad/estrés. Vivir una vida con alto grado de motivación y optimismo, creciéndonos ante la adversidad, en vez de viniéndonos abajo. Ser feliz. La inteligencia emocional, al final debe persegui la paz interior y la felicidad.

Porque lo único que determina nuestra felicidad son las emociones. Si nuestras emociones están genial, nuestra vida irá genial. Si nuestras emociones van fatal, nuestra percepción de la vida será depresiva, y de fracaso. Una buena Inteligencia Emocional es IMPRESCINDIBLE para poder ser útil y atractivo para una mujer. La reactividad no deja de ser un resultado de una pésima inteligencia emocional y ya sabemos que eso es algo nefasto para nuestro Juego Interno y Externo. Una mujer necesita que seamos MUY inteligentes emocionalmente y que sepamos adapt Interno y Externo. na mujer necesita que seamos MUY inteligentes emocionalmente y que sepamos adaptarnos a cada situación, problema y adversidad en la vida, con entereza, optimismo y eficiencia. De acuerdo a diversas teorías y corrientes psicológicas, la nteligencia emocional es la posibilidad que puede tener uno de estar en profundo contacto con los diferentes niveles de sensibilidad, con las sensaciones y emociones. Este tipo de inteligencia no se aplica únicamente a la conciencia de los sentimientos propios, sino también a la posibilidad de reconocer y trabajar adecuadamente con las emociones y sentires de los individuos que nos rodean dia a día.

Tal como lo dice su nombre, las personas que cuentan con un importante desarrollo de su inteligencia emocional son aquellas que presentan facilidad para emocionarse, sentir y ivir sus experiencias de vida a través de los sentimientos y de la sensibilidad. En muchos casos, la inteligencia emocional implica poder madurar aquellas sensaciones con el objetivo de controlarlas de mejor manera y obtener asi los resultados apropiados a cada situación.

Sin embargo, la inteligencia emocional también puede describirse como el contacto profundo con todo tipo de sensaciones, lo cual transformaría al individuo en una persona sensible y emocional. La inteligencia emocional supone siempre un equilibrio entre elementos biológicos y psíquicos ya que si bien las sensaciones e suceden a nivel físico, su origen o causa tiene que ver con situaciones que exceden lo somático y que se expresan a través del cuerpo. En este sentido, la memoria juega un rol de gra importanci se expresan a través del cuerpo.

En este sentido, la memoria juega un rol de gran importancia ya que es el centro en el cual quedan grabados los recuerdos de experiencias vividas que pueden causar emociones tales como alegría, pena, tristeza, éxtasis y terror entre otras. La importancia de la inteligencia emocional reside en el hecho de que permite a los individuos estar en contacto no sólo con us propias emociones, si no también considerarse sensibles y empáticos respecto de situaciones o fenómenos externos.

Muchas veces, personas con altas dosis de inteligencia emocional son las que llevan a cabo actividades de tipo solidario y social. Orígenes del concepto[editar] Aunque las definiciones populares de inteligencia hacen hincapié en los aspectos cognitivos, tales como la memoria y la capacidad para resolver problemas, varios Investigadores influyentes en el ámbito del estudio de la inteligencia comenzaron a reconocer hace tiempo la importancia de los aspectos no cognitivos.

Edward L Thorndike, en 1920, utilizó el término inteligencia social para describir la habilidad de comprender y motivar a otras personas. 1 En 1940, David Wechsler describió la influencia de factores no intelectivos sobre el comportamiento inteligente y sostuvo, además, que los tests de inteligencia no serían completos hasta que no se pudieran describir adecuadamente estos factores. Desafortunadamente, el trabajo de estos pioneros pasó desapercibido durante mucho tiempo hasta que, en 1983, Howard Gardner, en su libro «Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica»,3 Introdujo la Idea de que los indicadores de nteligencia, 7 OF múltiples: la teoría en la práctica»,3 introdujo la idea de que los indicadores de inteligencia, como el cociente intelectual, no explican plenamente la capacidad cognitiva, porque no tienen en cuenta ni la «inteligencia interpersonal» (la capacidad para comprender las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas) ni la «inteligencia intrapersonal» (la capacidad para comprenderse uno mismo, apreciar los sentimientos, temores y motivaciones propios). El primer uso del término inteligencia emocional generalmente es atribuido a Wayne payne, citado en su tesis doctoral Un studio de las emociones: el desarrollo de la inteligencia emocional (1985). 5 Sin embargo, esta expresión ya habla aparecido antes en textos de Beldoch y Leuner (1966). 7 Stanley Greenspan también propuso un modelo de inteligencia emocional en 1989, al igual que Peter Salovey y John D. Mayer. 8 La relevancia de las emociones en el mundo laboral y la investigación sobre el tema Siguió ganando impulso, pero no fue hasta la publicación en 1995 del célebre libro de Daniel Goleman, «Inteligencia emocional», cuando se popularizó. En ese año, la revista «Time» fue el primer medio de comunicación de masas nteresado en la IE que publicó un relevante articulo de Nancy Gibbs sobre el texto de Goleman. El éxito de ventas del libro de Goleman aumentó la difusión popular del término inteligencia emocional hasta límites insospechados, haciéndose muy popular en forma de artículos en periódicos y revistas, tiras comicas,10 programas educativos, cursos de formación para empresas, juguetes, 1 1 0 resúmenes divulgativos de los propios libros 80F cursos de formación para empresas, juguetes,11 0 resúmenes divulgativos de los propios libros de Goleman. 12 Imagen esquemática del cerebro.

Para comprender el gran poder de las emociones sobre la mente pensante —y la causa del frecuente conflicto existente entre los sentimientos y la razón— debemos considerar la forma en que ha evolucionado el cerebro. 13 La región más primitiva del cerebro es el tronco encefálico, que regula las funciones vitales básicas, como la respiración o el metabolismo, y lo compartimos con todas aquellas especies que disponen de sistema nervioso, aunque sea muy rudimentario. De este cerebro primitivo emergieron los centros emocionales que, millones de años más tarde, dieron lugar al cerebro pensante: el neocórtex. El hecho de que el cerebro emocional sea muy anterior al racional y que éste sea una derivación de aquél, revela con claridad las auténticas relaciones existentes entre el pensamiento y el sentimiento. 4 El neocórtex permite un aumento de la sutileza y la complejidad de la vida emocional, aunque no gobierna la totalidad de la vida emocional porque, en estos asuntos, delega su cometido en el sistema límbico. Esto es lo que confiere a los centros de la emoción un poder extraordinario para ‘nfluir en el funcionamiento global del cerebro, incluyendo a los centros del pensamiento. 15 LA APARICION DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL En 1990, dos psicólogos norteamericanos, el Dr. Peter Saloveyy el Dr. John Mayer, acuñaron un término cuya fama futura era difícil de imaginar. Ese término es ‘inteligencia emocional’. Hoy, a casi diez años de esa ‘presentación en sociedad’, pocas p término es ‘inteligencia emocional’.

Hoy, a casi diez años de esa ‘presentación en sociedad’, pocas personas de los ambientes culturales, académicos o empresariales ignoran el término o su significado. Y esto se debe, fundamentalmente, al trabajo de Daniel Goleman, investigador y periodista del New York Times,quien llevó el tema l centro de la atención en todo el mundo, a través de su obra ‘La Inteligencia Emocional'(1995). El nuevo concepto, investigado a fondo en esta obra y en otras que se sucedieron con vertiginosa rapidez, irrumpe con inusitado vigor y hace tambalear las categorías establecidas a propósito de interpretar la conducta humana (y por ende de las ciencias) que durante siglos se han dedicado a desentrañarla: llámense Psicología, Educación, Sociología, Antropología, u otras.