La comida y la negociación

La comida y la negociación gy aragonz22 09, 2016 2 pagos La comida y la negociación – Comidas de negocios En la mesa tenemos que desplegar toda “nuestra buena educación” para quedar estupendamente con nuestros acompañantes. En todas las comidas debemos guardar unas ciertas formas, pero aquellas en las que se “negocia” algún tipo de operación comercial, son mucho más importantes aún, y es donde tenemos que desplegar toda “nuestra buena educación” para quedar estupendamente con nuestros acompañantes.

De camino al restaurante trate de acercar posiciones, desviando la conversacion cuando sea necesario, con pequeñas excusas como fijar la atención en un monumento, o en cualquier pequeño detalle. En estos tipos de co acompañado, puesto e puede organizar una mida En el restaurante, pr que considere más v s, no se debe ir ora r t as profesionales. Se dos de la forma saltarse en ningún momento, la importancia de cada uno de ellos. Es decir, procure tener cerca de las personas con las que más le interesa charlar.

Si entre la dirección de la empresa (tanto la nuestra como la visitante), hay mujeres, deberán sentarse primero a la mesa. No hay que confundir la competencia de los negoci Swipe to View nexr page negocios con la mala educación. Los anfitriones, son los encargados de presidir la mesa, y por supuesto, de pagar la cuenta (mejor si no se hace a la vista de nuestros invitados). También suelen ser los encargados de ordenar los aperitivos y las bebidas, si se diera este caso.

Se uede pedir al invitado de honor, que elija el mismo el vino. Si los invitados fueran extranjeros, se les puede sorprender con algún plato t[pico del país. En función del tamaño del encuentro, se puede haber elegido un menú previamente, o se dejará libre elección. Aunque sea un restaurante, y los camareros estén vigilando, debe estar pendientes de todos los detalles para que no falte de nada. Los estómagos agradecidos y la buena educación, ayudan a hacer buenos negocios.

Por último, si ve que la negociación no va por buen camino, utilice la comida (ya sea almuerzo o cena) para hacer un receso indicando (siempre con un buen gesto y una sonrisa, si es posible) que en la comida no se va a hablar del tema, y que servirá de descanso para todos. Evite los silencios prolongados en la mesa, dan sensación de Incomodidad (aunque tampoco debemos abusar de la conversación y no dejar comer). Ponga sobre la mesa algún tema sencillo de conversación que sea de interés para todos.