LA VIVENCIA DE LA FE EN LA FAMILIA

LA VIVENCIA DE LA FE EN LA FAMILIA La fe nos enseña que Dios es infinitamente misericordioso, para Dios nada es imposible, si actuamos con fe, Él nos glorifica, nos enaltece y protege. El don de la fe que Cristo dio a la humanidad significa la creencia en un ser supremo para salvar nuestras almas. El amor sobrenatural a Dios nos transforma y constituye un patrimonio, una herencia que el Todopoderoso deposita en nuestro espíritu para convertirnos en imagen y semejanza suya. Para ser persona entre las personas hay que creer y tener fe en Dios. Con la transverberacion santificante nos compenetramos

SwiFQ to nut page con Dios. La gracia santificante del esp[ritu con Dios espiritual o místico c existencia del ser hu La familia cristiana es recibe la mis K0MaHAa OF2 Svipeloviewn Itp I ecwposawe ión transverberativa eresa matrimonio s elevada de la y de amor que OKHO Cnpa3Ka misión de custodiar, revelar y comunicar el amor como reflejo vivo y participación real del amor de Dios por la humanidad y del amor de Cristo Señor por la iglesia. Para vivir el amor hace falta fundarlo todo en la experiencia de Cristo, en la Vida de la iglesia, en la fe y en la esperanza que nos sostienen como católicos.

Experimentar el amor de los padres es la base para crear un clima de confianza, seguridad y convivencia necesaria para compartir y transmitir la fe. «Vivir en un clima continuo de oración abre los corazones al mundo divino». «Fe significa creer en Dios». Bibliografía: Rubio Gómez, M. J. (2010) Guía Didáctica CRISTO HOY — 1. Criterio de credibilidad y el don de la fe. Ed. Universidad Técnica Particular de Loja. Loja-Ecuador. Juan Pablo II, (1998) Carta encíclica Fides et Ratio. Sobre las relaciones entre Fe y Razón. http://www. filosofia . org/mfa/far998. htm (consulta 08/12/2009)