Literatura

castigaría horriblemente, y ella obedeció; de todas maneras el marques no se dio cuenta de nada. Como la niña no encontró cariño en sus padres, decidió seguir a las jóvenes esclavas y tener sus mismas creencias culturales y religiosas, pues el marques y Bernarda ni se daban cuenta de lo sucedido. El marques al ver a Sierva Maria con las muchachas se la llevo sin que pudieran hacer algo para evitarlo y la acostó en su cama en contra de su voluntad, sin poder volver a ver a los esclavos que eran como su verdadera familia.

El marques vio que era necesario que la niña tuviera buena compañía pues los esclavos no podían seguir con ella, por razones obvias con respecto a las relaciones sociales; decidió enviarla al convento de SANTA CLARA, pues sus estudlos deberían ser terminados en ese lugar. El convento de Santa Clara era un gran edificio con varias ventanas, que estaba lleno de novicias criollas y españolas.

Después de dejar a Sierva, 2 novicias se interesaron por los collares de la niña, y empezaron a quitarle los collares desbaratándole la trenza ocasionando que Sierva tomara una irada horrible, una de ellas intimidada le saco la lengua y le dijo”:tienes los ojos del diablo”. Ella con una furia impresionante la mordió y se fue para donde los esclavos para hablar con ellos en lengua yoruba. Después de esto pensaron que tenia síntomas demoniacos y se lo comunicaron a los demás miembros del convento para tomar precauciones de lo sucedido, entre ellos el Obispo.

Al confirmar todo Al confirmar todo esto por las actitudes de Sierva Maria, el Obispo fue notificado de que la niña estaba lista para los exorcismos; ientras recibió el recado, tenia por compañía al padre Cayetano Delaura en la biblioteca privada de su casa, donde le estaba leyendo un libro. Fue entonces cuando en un descuido, el padre Cayetano le dijo que había soñado con la niña, aunque no la hubiera visto, se la había imaginado.

Esto sorprendió tanto al Obispo, que este le encargo el caso de la niña; al principio Delaura se negó, pues no sabia nada de exorcismos, pero el Obispo le aseguro que le ayudaría en ese aspecto, y Delaura no tuvo mas remedio. Al otro día Cayetano fue al convento de Santa Clara, donde onverso un rato con la Abadesa acerca de el DIABLO y la niña. Al terminar, llevo al padre hacia la celda de Sierva Maria, donde la vio amarrada de pies y manos, con moretones y rasguños por todo el cuerpo, el quedo sorprendido pues era la misma niña con la que había soñado.

El le lavo las heridas con bálsamo, ayudado de una enfermera. Después de estar una semana encerrado en la biblioteca meditando, volvió a ver a Sierva María, le aflojo las correas y ella movló algunas partes de su cuerpo Para sentirse viva. Luego se lanzo contra la guardiana como si uera un animal. Al llegar Delaura a casa del obispo este se asusto mucho por los rasguños y el mordisco en la mano, pues creía que sierva le había transmitido la rabia. os rasguños y el mordisco en la mano, pues creía que sierva le había transmitido la rabia. Martina Laborde una antigua monja condenada a cadena perpetua por haber matado a dos de sus compañeras; ella estaba cumpliendo su condena en el pabellón de enterradas vivas por alguna razón esta mujer quiso acercarse a sierva Maria lo hizo con mucho cuidado, ella sonrió y Sierva Maria dio respuesta a su sonrisa aceptando que se acercara para hablar un rato de sus sufrimientos.

Martina soltó a Sierva Maria haciéndole una advertencia, que si llegaba a hacerle algo ella tenia como matarla, se dedicaron a bordar un rato y sierva aprendió muy rápido este oficio Martina empezó a confiar mucho mas en ella y pedia a la abadesa que la dejara salir a la niña para hacer algunas cosas. Delaura el domingo después de la misa se acerco a Sierva que se encontraba en el jardín pero ella lo ignoro todo el tiempo el le ofreció algo de comida pero ella se negó a recibirla pues la uardiana los estaba espiando.

Después de esto la niña comió y dejo que Delaura curara sus heridas. Cuando Delaura regreso a casa del obispo no dejo de pensar en Sierva Maria incluso tuvo una visión en la cual la niña cambiaba los claveles muertos por gardenias frescas y recién cortadas. El Obispo invlto a Cayetano a esperar el eclipse bajo la pérgola, el cielo se oscureció y Delaura todo el tiempo pensó en Sierva Maria, y comento con el Obispo acerca de que si la niña estaba poseída o no. Pasados unos días regreso al convento, y se diri