Luces de bohemia ramon maria del valle inclan

índice Introducción…. „ página 2 El esperpento…. Situación de España a comienzos del siglo XX….. „ … página 3 Visión de la realidad española en la ….. página 5 Problema político…… — página 5 Problema de los página 7 PACE 1 orig Problema social .. ….. .. to View nut*ge página 8 Problema religioso… página 10 Conclusión… — . página 1 1 Bibliografía… Introducción Max Estrella es un poeta ciego hiperbólico de existencia bohemia, que sobrevive junto con su mujer y su hija en una pequeña buhardilla.

Con la excusa de ir a reclamar un pago mayor por una de sus obras, Max, guiado por su cínico amigo Don Latino de Hispalis, recorrerá diversos ambientes degradados de Madrid. en los aue se encuentra con fueron de gran relevancia para el autor; su estética e ideolog(a habían ido evolucionando influenciadas por las transformaciones sociales y políticas de la época. Estos cambios que afectaron a España en las dos primeras décadas del siglo XX aparecen plasmados en Luces de bohemia, a través de una nueva forma de ver la realidad: el esperpento.

Ramón W del Valle Inclán El esperpento Se puede definir el esperpento como un género literario que se aracteriza por la estilizacón grotesca de los personajes y las situaciones, y el predominio de la violencia verbal, los detalles grotescos y extravagantes, y una visión amarga y degradada de la realidad, todo ello puesto al servicio de una implícita intención crítica 2 de la sociedad española de su tiempo. Además de estar presente Luces de bohemia, obra representativa del estilo, esta técnica se empleó también en la trilogía Martes de Carnaval y tiene sus precedentes en Quevedo y Francisco de Goya.

Algunas de sus características son: o grotesco como forma de expresión: o la degradación de los personajes. la cosificación de los personajes, reducidos a mero signo o a munecos. o la animalización o fusión de formas humanas y animales o la literatunzación del lenguaje coloquial, frecuentemente investldo de todo tipo de intertextualidades. o el abuso del contraste o la mezcla de mundo real y de pesadilla o la distorsión de la escena exterior 2.

La deformación sistem idad: 2 OF o la apariencia de burla V c a realidad profundo, semitransparente, cargado de critica e intención satírica que constituye la auténtica lección moral 3. La presencia de la muerte como personaje fundamental. Este estilo nuevo teatral partió de un famoso bar situado en el centro de Madrid. Valle Inclán era un gran asiduo al mismo, cuya característica más llamativa era la fachada, donde se hallaban unos espejos cóncavos y otros convexos que deformaban la figura de todo aquel que se colocase frente a ellos.

Este hecho, que se había convertido en un entretenimiento de la época, sería utilizado por el autor como inspiración. La deformación de la realidad bien podía divertida, como así era para los transeúntes, pero podía convertirse en algo más: en un espejo social, en una crítica, en una eformación de la realidad exagerada, una delicia para un escritor rebelde como lo era Valle Inclán. El esperpento aparece definido en Luces de bohemia, concretamente, en la escena XII, donde el protagonista Max bosqueja su significado a su compañero Don Latino de Hispalis: «MAX: La tragedia nuestra no es tragedia.

DON LATINO: iPues algo será! MAX: El esperpento. » Tras estas afirmaciones se entiende que el esperpento es un genero literario que no puede ser tragedia porque es demasiado noble para 9 reflejar España: «una defor sca de Europa» y donde término esperpento procede del habla popular y ignifica feo, ridiculo… , y sirve para dejar espacio a lo grotesco y a lo deformado, como ya había demostrado Goya que, según Valle- Inclán, fue el padre del esperpentismo en pintura: «El esperpentismo lo ha inventado Goya».

Rubén Darío Para esta deformación de la realidad, una de las técnicas de la que se vale el autor es el uso de los anacronismos, que dificulta determinar con exactitud el tiempo en que transcurre la obra: la referencia a Don Jaime de Borbón es anterior al 1910, a la Revolución Rusa se sitúa en 1917, se da por muerto a Benito Pérez Galdós, que en la ealidad fallece en 1920, mientras que Rubén Darío, que es un personaje en la obra, había fallecido en 1916.

Situación de España a comienzos del siglo XX Desde 1875, la vida política en España se regía por el sistema conocido como Restauración borbónica, caracterizado por la alternancia pacífica de dos grandes partidos (liberal y conservador), oligarquía, fraude electoral y caciquismo, en el contexto de una monarquía liberal doctrinaria.

Durante el reinado de Alfonso XII y la regencia de su viuda, María Cristina de Habsburgo, el sistema alcanzó la consolidación, aunque, a partir de 890, coincidiendo con la concesión del sufragio universal durante un gobierno del liberal Sagasta, la Restauración empezó a dar los prmeros sintomas de agotamiento. En 1898, con la pérdida de las últimas colonias españolas (Cuba, Filipinas y Puerto Rico), estalla una crisis con la que comienza el declive del sistema. 19 partir de entonces, en esp el reinado de Alfonso XIII, partir de entonces, en especial durante el reinado de Alfonso XIII, Desastre del 98 manifestarán una serie de problemas reiterados en diferentes aspectos de la vida española, que poco a poco van mermando un régimen que acaba desembocando en la ictadura de Miguel Primo de Rivera, en un intento de arreglar la situación del país mediante un «cirujano de hierro», término del regeneracionista Joaquín Costa. Uno de los problemas clave de la Restauración fue la crisis política.

Con las muertes del conservador Cánovas (1897) y de Sagasta (1 903), los dos grandes partidos dinásticos se quedaban sin sus dos carismáticos líderes, y las disensiones internas se volvieron muy frecuentes. Además, Alfonso XIII, al contrario que su predecesor, intervino excesivamente en cuestiones políticas, rompiendo la alternancia y convirtiendo el sistema en inestable. 4 El gran desarrollo económico de las regiones periféricas (País Vasco y Cataluña) contribuyó al desarrollo de los naconalismos periféricos.

En estas zonas, que se vieron beneficiadas por la reinversión en España de los capitales coloniales repatriados después del desastre del 98 y por la neutralidad en la la Guerra Mundial, se incrementó sentimiento de ser explotados Fábrica en Cataluña por el centralismo del Estado. El desarrollo económico, industrial y urbano se relaciona con el aumento de las luchas sociales. En su origen se encuentran la mayor conciencia de clase de obreros y campesinos y el aumento de su apacidad de movilización. ndas obreras, la acción 9 acción de los gobiernos fue escasa, y las posiciones cada vez más enfrentadas entre patronos y trabajadores hlcieron más agudos los conflictos. También reaparece el conflicto religioso al agudizarse las denuncias de sectores progresistas sobre el dominio que la glesia ejercía sobre la enseñanza y por el aumento significativo del número de religiosos. Socialistas, republicanos y un sector significativo del Partido Liberal reclamaron que se recortara su poder, que se limitara el número congregaciones y que se regulara el matrimonio civil.

El nticlericalismo se fue extendiendo en buena parte de la opinión pública urbana, en especial entre las clases populares. La derrota de 1898 había demostrado la degradación de las Fuerzas Armadas, en las que sobraban oficiales y jefes y faltaban recursos materiales. A un estamento militar herido, que atribuía toda la responsabilidad de la derrota a los pollticos y que reivindlcaba la vuelta al papel protagonista que el Ejército había desempeñado siglo XIX, se enfrentaban sectores antimilitaristas y una prensa liberal hostil que acusaba a los militares de la derrota.

Por último, cabe mencionar el roblema colonial. Desde finales del siglo XIX el interés por el reino de Marruecos habla ido aumentando. Tras el desastre del 98, la posibilidad de reconstruir allí el imperio suscitó las esperanzas de los colonialistas españo 6 9 España se embarcó en un materiales, contribuiría a Soldado herido en la Guerra de Marruecos envenenar el clima polítlco y a agudizar la separación entre el Ejército y la sociedad civil.

Todos estos factores provocaron el deterioro progresivo del funcionamiento del sistema y la existencia de crisis políticas y sociales cada vez más graves (como las de 1 909 y 1917) que inaron la monarqu[a constitucional y facilitaron el golpe de Estado de 1923. Visión de la realidad española en la obra Luces de bohemia es una sátira nacional de la política, la sociedad, la religión… ; en definitiva, es una denuncia de la situación española. Con esta obra Valle coloca sus espejos deformantes ante los más variados aspectos de la realidad de España.

Su crítica social no se dirige contra individuos, clases o colectivos concretos, sino que una queja total contra toda la vida nacional, desde la monarquía hasta el mundo de la delincuencia, dejando ver la falta de honor, la orrupción administrativa, la inmoralidad, la falsa religiosidad y superstición, la brutalidad policial, la represión política sobre los humildes, el cinismo de quienes se adaptan y sobreviven medrando a costa de los demás, el periodismo al servicio del poder, el mundo artistico (representado por los modernistas) absurdo y frívolo, el egoísmo de los comerciantes, el submundo de las prostitutas.

En concluslón, la España que aparece en la obra es una multitud heterogénea que trata de sobrevivir según sus circunstancias, pero cuyo rasgo definitorio es su hundimiento en la miseria moral y conomica. 9 Con la fusión del fondo do os famosos disturbios Con la fusión del fondo documental de los famosos disturbios tuvieron lugar entre 1917 y 1919 y la acción inventada de la historia, Valle-lnclán consigue que el estilo grotesco y el cotejo de fuentes fidedignas se deslicen la una en la otra hasta confundirse del todo: «España es una deformación grotesca de la civilización europea» es la conclusión seca de Max Estrella.

Aun los casos más inventivos se arraigan en una sólida base de hechos documentados. Entre los grandes problemas que España llevaba arrastrando desde el omienzo del siglo H, el autor se centra en el contexto pollticosocial, y en menor medida aparece el problema religioso y algún indicio de las causas del desarrollo de los nacionalismos periféricos. Problema político La critica a los dirigentes politicos es un tema reiterado en toda la obra. No hay ninguna ideología que participe del sistema burgués consiga librase de los comentarios negativos de los personajes 6 Valle. Así, sus críticas van desde el conservadurismo («iMuera Maura! ) hasta las tendencias republicanas («iCastelar era un idiota! ‘ r). Es destacable la gran cantidad de ataques a Antonio Maura (1853-1925), político conservador y jefe de Gobierno en clnco ocasiones, entre 1903 y 1923. Algunos comentarios de Max Estrella sobre el personaje son «iMuera el judío [era converso o judío cristiano] y toda su execrable parentela! «, «iMerecías ser el barbero «iMuera Maura! «, repetido grito de s amigos «iMaura no! «, tantas veces repetido y en alguna ocasión sin que venga a cuento, se debe a la Inconsciencia del pueblo, a falta de actualización de la mente colectiva española.

Zamora Alonso Vicente considera que «Valle Inclán, buen conocedor del entramado olitico, no podía en manera alguna clamar contra Maura, estadista de gran visión, que, en rápidas y cortas asomadas a la dirección de la vida pública, dotó a España de instituciones y soportes que necesitaba: la ley de la escuadra, la ley contra la usura, la reforma la administración local, la lucha contra el caciquismo, la creación Instituto Nacional de Previsión, la jornada de ocho horas, el descanso dominical…

Hasta planeó un teatro nacional… Es decir, vio lo que la imagen de una sociedad moderna. Pero las circunstancias y las tozudeces hispánicas, tan acreditadas, se empeñaron en bstruirle tales decisiones (ila mayoría llevadas a cabo en un gobierno que duró dos años! )». El reconocimiento a Maura, un político que quería llevar a cabo la revolución «desde arriba» para evitar el desorden social, le fue privado en muchas ocasiones por ser catalogado de político conservador.

De las filas liberales, aparecen en la obra menciones al conde de Romanones y el marqués de Alhucemas. Álvaro de Figueroa y Torres, primer conde de R 63- 1950), fue presidente del ces o valedor de poderosos intereses económicos. Gracias a ello y al cultivo de las nfluencias personales, su cacicazgo se extendió por varios lustros en la provincia de Guadalajara. Es paradigma del hombre inmensamente rico: «MAX: iPareces hermana de Romanones! 7 LA PISA-BIEN: Quién tuviera los miles de ese pirante!

Conde de Romanones DON LATINO: icon sólo la renta de un día, yo me contentaba! » Manuel García Prieto, marqués de Alhucemas (1859-1938), ocupó presidencia del gobierno en 1912, 1917 (dos veces), 1918 y 1922, Y también asumió, durante el gobierno de Maura en 1918, la cartera de Gobernación. Como miembro de la familia sanguínea y política acique Eugenio Montero Ríos desempeñó un papel de primera orden en la politica gallega y española de las dos primeras décadas del Siglo XX.

Se critica su poca capacidad de oratoria y fa ta de preparación para la política: «DORIO DE GADEX: iN0, senon El primer humorista es Don Alfonso XIII. DON FILIBERTO: Tiene la viveza madrileña borbónica. DORIO DE GADEX: El primer humorista, Don Filiberto. iEl primero! Don Alfonso ha batido el récord haciendo presidente del Consejo a García Prieto». ‘Voy a escribir el artículo de fondo, glosando el discurso de nuestro jefe: «iTodas las fuerzas vi tán muertas! »,