MICROBIOLOGÍA

Encefalitis japonesa Epidemiologia La encefalitis japonesa es la principal causa de encefalitis viral en Asia. La provoca un flavivirus a través de la picadura de un mosquito. El primer caso de encefalitis japonesa se documentó en 1871 en el Japón. La incidencia anual de la enfermedad clínica es de 100 por cada 100. 000 habitantes, pero varia, entre los países y entre las diferentes zonas de cada país. La encefalitis japonesa afecta principalmente a los niños.

En los países en los que es endémica, la mayoría de los adultos están naturalmente inmunizados por haber tenido la infección en la infancia, si embargo la enfermedad uede afectar a personas de cualquier edad. Signos y síntomas La mayor parte de las infecciones con el virus de la encefalitis japonesa son leves como fiebre y cefalea o asintomáticas, pero en algunos casos, aproximadamente una de cada 250 infecciones se convierte en una enfermedad grave caracterizada por la repentina aparición de fiebre elevada, cefalea, rigidez de nuca, desorientación, coma, ataques, parálisis espástica y defunción.

Entre un 20 y un 30% de los supervivientes quedan con problemas mentales, comportamentales o neurológicos tales como parálisis, ataques recurrentes o pérdida del habla. Transmisión El riesgo de transmisión de la encefalitis japonesa está presente en 24 países de las regiones de la OMS de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, con una población total de más de 3. 000 millones de personas. La encefalitis japonesa se transmite a las personas por las picaduras de mosquitos Culex spp. infectados (principalmente Culex tritaeniorhynchus).

Una vez infectadas, las person Swlpe to vlew nexr page personas no desarrollan suficiente viremia para infectar a los mosquitos que las piquen. El virus se desarrolla en un ciclo de transmisión entre mosquitos, cerdos y/o aves lacustres (ciclo nzoótico). por lo general, la enfermedad es prevalente en zonas rurales y periurbanas en las que las personas viven en contacto próximo con esos vertebrados. En la mayor parte de las zonas templadas de Asia, el virus de la encefalitis japonesa se transmite principalmente en el verano, cuando se producen las grandes epidemias.

En las regiones tropicales y subtropicales, la transmisión puede tener estar durante todo el año, aunque se suele intensificar en la estación de lluvias y en los períodos previos a la cosecha. Diagnóstlco Las personas que viven en zonas en las que la encefalitis japonesa s endémica, o viajan a esas zonas, y padecen encefalitis, se pueden considerar casos sospechosos de encefalitis japonesa. Para confirmar la infección y descartar otras causas de encefalitis es necesaria una prueba serológica de laboratorio, específicamente de líquido cefalorraquídeo.

Tratamiento No existe ningún tratamiento antivírico para pacientes con encefalltls japonesa. El tratamiento de apoyo permite aliviar los síntomas y estabilizar al paciente. Prevención y control Existen vacunas seguras y eficaces para prevenir la encefalitis japonesa. La OMS recomienda actividades de prevención y ontrol que incluyen la inmunización en todas las regiones en las que la enfermedad esté reconocida como un problema de salud pública, junto con el fortalecimiento de los mecanismos de vigilancia y notificacion.

En la actualidad se utillzan cuatro tipos principales de vacunas contra la encefalitis japonesa: vacunas inactivadas d cuatro tipos principales de vacunas contra la encefalitis japonesa: vacunas inactivadas derivadas del encéfalo de ratón vacunas inactivadas derivadas de cultivos celulares vacunas vivas atenuadas vacunas vivas híbridas En los últimos años, en los países en los que la enfermedad s endémica, la vacuna viva atenuada SA14-14-2 fabricada en China se ha vuelto las más ampliamente utilizada, y la OMS la ha precalificado en octubre de 2013.

En noviembre de 201 3, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización habilitó un mecanismo de financiación para apoyar campañas de vacunación en países que reunían los requisitos. Todas las personas que viajen a zonas en las que la encefalltis japonesa es endémica deberían tomar precauciones para evitar picaduras de mosquitos y reducir así el riesgo de infección. Las medidas personales de prevención incluyen El uso de repelentes, ropas de mangas largas, espirales umigantes y vaporizadores. Brotes de la enfermedad Los principales brotes de encefalitis japonesa se producen cada 2 a 15 años.

La transmisión se intensifica durante la estación de lluvias, en la que aumenta la población de vectores. Sln embargo, todavía no se ha demostrado que la transmisión aumente a raíz de inundaciones o tsunamis importantes. Encefalitis equina venezolana La Encefalitis Equina Venezolana es producida por el virus del mismo nombre, (EEVV, miembro de la Familia Togaviridae, Género Alphavirus) el cual fue aislado en 1938. Es transmitida a los humanos por picadura de mosquitos infectados. Es exclusiva del Continente Americano. Se distribuye principalmente en Centro América, Colombia, Ecuador, México, Perú, Trinidad, Venezuela.

Reservorios y vectores Resemorio: Aves, roedores 3Lvf4 México, Perú, Trinidad, Venezuela. Reservorio: Aves, roedores y caballos. Mosquitos: Aedes spp. , Culex portesi, psorophora ferox. Síntomas Tiempo de incubación: 2 a 5 días. En la EEV, el desarrollo de los síntomas se presenta de manera súbita y de severidad variable. El 94 % de los casos consiste en enfermedad febril indiferenciada (39 a 40 0C) que cede en 4 a 5 días. Puede estar acompañada efalea frontal intensa, postración, malestar general, debilidad, escalofríos, dolores óseos, mialgias y artralgias, náusea, vómito, anorexia y diarrea.

Estos signos pueden progresar hacia un cuadro neurológico de encefalitis (convulsiones, alteración del estado de la conciencia, desorientación, somnolencia, letargo, hiperacusia), los cuales aparecen a partir del quinto día de la enfermedad.. Diagnóstico Existen varios tipos de pruebas para diagnosticar EEV: Diagnostico virológico: Aislamiento viral o RT-PCR en tejidos, sangre o líquido cefalorraquídeo (LCR) Diagnostlco serológico: Determinación de IgM o de IgG durante ase aguda (1 a 7 días después de la aparición de síntomas) y en la fase de convalecencia (14 días después de iniciados los signos), usando ELISA.

No hay tratamiento antiviral específico, las medidas de atención primaria incluyen reposo absoluto, hidratación adecuada y terapia sintomática. Factores de riesgo y prevención Dada la rapidez con la cual las epidemias y epzootias de EEV se diseminan en las diferentes áreas geográficas, se requiere una intervención de emergencia efectiva; una vez caracterizado un foco de EEV en la zona, se realizan las acciones de control de foco.