Pólipos, divertículos y hemorroides

Pólipos, divertículos y hemorroides gyYELB29 02, 2010 12 pagos UNIVERSIDAD NACIONAL AU ÓNOMA DE MÉXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ZARAGOZA LICENCITURA EN ENFERMERÍA ENFERMERÍA MÉDICO QUIRÚRGICA II PÓLIPOS, HEMORROIDES Y DIVERTÍCULOS Profesora: Lic. GABRIELA TREJO Por: PACE 1 or12 to View nut*ge YERED ELIEZER LOPEZ BECERRIL GRUPO 3401 México DF a 20 de octubre del 2010 PÓLIPOS Un pólipo es una tumoración o protuberancia circunscrita visible macroscópicamente que se proyecta en la superficie de una mucosa. Clasificación de los pólipos del colon previamente benigno y posteriormente malignizado.

Los denomas son los tumores benignos más frecuentes del intestino, la mayoría de ellos localizados en colon y recto. El tiempo necesario para que se produzca la transformación adenoma-carcinoma es superior a los 5 años, con una media entre 10-15 años. Histología de los pólipos adenomatosos * Adenoma tubular: formado por túbulos epiteliales, es pequeño y puede ser sésil o pediculado. * Adenoma velloso: formado por procesos digitiformes o papilares constituidos por tejido conectivo recubierto de células epiteliales. Suele ser más voluminoso que los adenomas tubulares en la mayoría de los casos.

El adenoma velloso, por u histología y mayor volumen es el que mayor potencial de malignidad posee. * Adenoma mixto tubulo-velloso o mixto: que participa de las características de ambos tipos. * Adenoma serrado: Corresponde a un pólipo con áreas hiperplásicas y áreas adenomatosas, con un mayor potencial maligno que el adenoma puro. Sólo los adenomas son claramente premalignos, y únicamente una minoría se transforman en cáncer. Los estudios de detección precoz en la población general y las autopsias, han revelado que los pólipos adenomatosos en el colon se pueden encontrar en un 30% de las personas de edad media o avanzada.

Teniendo en cuenta esta prevalencia y la incidencia conocida de cánceres colorrectales, parece que menos del 1% de los pólipos llegan a ser malignos. Factores que determinan la transformación maligna de un adenoma: 1. El tamaño del adenoma o del pólipo, de tal manera que cuanto mayor sea el tamaño mayor será la probabilidad de cáncer, siendo insignificante (menor d 2 OF V cáncer, siendo insignificante (menor del 2%) en lesiones menores de 1,5 cm, intermedia (2 a 10%) en lesiones de 1,5 a 2,5 cm de tamaño y alta (10%) en lesiones mayores de 2,5 cm. . El tipo histológico, de forma que la probabilidad de ransformación en una carcinoma es del 40% en un adenoma velloso y del 5% en un adenoma tubular. 3. La presencia de displasia epitelial, que aumenta la probabilidad de que un pólipo maliginice. Se observan frecuentemente en la enfermedad inflamatoria intestinal. 4. Parámetros clínicos: Edad avanzada, historia familiar de poliposis, recidiva tras escisión local. 5. parámetros morfológicos: Tamaño mayor de 2 centímetros, múltiples, adenomas vellosos, tiempo de evolución. ara que un pólipo adenomatoso se transforme en un carcinoma es preciso la activación de oncogenes por mutaciones que romueven la proliferación alterada de la mucosa del colon, seguida de la pérdida de genes que suprimen la génesis tumoral. Sintomatología de los pólipos del colon * La mayoría de los pólipos de colon son asintomáticos y se descubren de forma casual durante una exploración indicada por otro motivo. ‘k Algunos adenomas pueden sangrar: En menos del 5% de los pacientes con pólipos se puede encontrar sangre oculta en heces. Si son grandes y pediculados pueden provocar Dolor o alteraciones de la motilidad con diarrea. * El adenoma velloso puede producir gran cantidad de moco que es eliminado en forma de falsa diarrea. Si la pérdida es continua y abundante provoca una pérdlda abundante de potasio, lo que genera hipokalemia, a la que suelen añadirse V abundante provoca una pérdida abundante de potasio, lo que genera hipokalemia, a la que suelen añadirse hiponatremia e hipocloremia. Diagnóstico de los pólipos de colon Los pólipos de colon se suelen detectar por endoscopia (proctosigmoidoscopia o colonoscopia) o por enema opaco.

Tras la detección de un pólipo adenomatoso, se debe estudiar todo el intestino grueso, ya que en un tercio de los casos hay lesiones coexistentes. La colonoscopia se debe repetir periódicamente, ncluso si antes no se haya demostrado malignidad, porque estos pacientes tienen una probabilidad de un 30 a un 50% de presentar otro adenoma, y su riesgo de padecer cáncer colorrectal es superior a la media. Tratamiento de los pólipos del colon * Actualmente se considera que se debe extirpar todo tipo de pólipo (polipectomía) porque éstos revisten riesgo potencial. Si el adenoma es menor de 1 cm, tienen bajo riesgo de malignización. Si el pólipo mide más de 2 cm ya puede haber degenerado. SI el adenoma es mayor de 1 cm, se extirpan via endoscópica (polipectomía endoscópica) aquellos en los que el tamaño, ituación y grado de malignidad lo permita. Se utilizarán las técnicas de resección por vía endoanal o la vía posterior transesfinteriana para aquellos adenomas vellosos malignizados que no han sobrepasado la capa muscular.

En los tumores con signos de malignización situados en tercios medio y superior se hará resección anterior del recto. prevención del cáncer colorectal La prevención y detección precoz del cáncer colorrectal es posible debido a que la mayoría de los tumores de colon se forman a partir de pólipos adenoma rpación de de los tumores de colon se forman a partir de pólipos adenomatosos. La extirpación de los pólipos puede disminuir el riesgo de que una persona contraiga cáncer.

El diagnóstico precoz puede reducir el número de casos de cáncer de colon al promover la detección y extirpación de pólipos que pueden convertirse en cancerosos, y también pueden reducir la tasa de mortalidad debida al cáncer colorrectal al detectar la enfermedad en sus etapas más iniciales, cuando es altamente curable. DIVERTÍCULOS (DIVERTICU LITIS) Diverticulitis: Es una inflamación en la pared intestinal, formando bolsas o divertículos anormales. Los divertículos son bolsas pequeñas en forma de dedos ulgares que se forman en áreas debilitadas y que sobresalen del revestimiento intestinal.

Estas bolsas se encuentran en el intestino grueso (colon) y la presencia de las bolsas en sí se conoce como diverticulosis o enfermedad diverticular. Cuando los divertículos aparecen en los intestinos se padece de diverticulosis y cuando las bolsas se inflaman, se dice que se padece de diverticulitis. A medida que se envejece aumentan las probabllidades de que aparezcan divertículos. Cuando se complica la diverticulitis, las bacterias pueden infectar el lado exterior del colon si un divertículo estalla.

Si la infección se extiende a la cavidad abdominal (peritoneo), se puede ocasionar una peritonitis fatal. Algunas veces los divertículos inflamados pueden causar que el intestino se estreche, ocasionando una obstrucción intestinal. También, la parte afectada del colon puede adherirse a la vejiga o a otros órganos en la cavidad pélvica, causando una fístula (comunicación anormal entre un órgano y un s OF V órganos en la cavidad pélvica, causando una fístula (comunicación anormal entre un órgano y una estructura u órgano adyacente, en este caso entre el colon y un órgano adyacente).

CAUSAS Se cree que el desarrollo de los divertículos del colon son el resultado de la elevacion de las presiones internas del colon. El colon sigmoideo tiene el diámetro más pequeño de todo el colon y, por lo tanto, es la parte que está más sometida a presiones elevadas, de acuerdo a las leyes de Laplace. Adicionalmente, las dietas bajas en fibra no soluble (también conocida como “fibra poco digerible”) predisponen a los individuos a enfermedades diverticulares. Igualmente, el bloqueo mecánico de un divertículo (debido a las heces) conduce a la infección del divertículo.

SÍNTOMAS Los pacientes usualmente presentan cuadros clínicos clásicos con dolor en fosa iliaca izquierda, fiebre y leucocitosis (aumento de la concentración de las células blancas en la sangre). También pueden presentar diarrea y náuseas. DIAGNOSTICO El diagnóstico diferencial incluye cáncer de colon, enfermedad inflamatona intestinal, colltls isquémica y síndrome de intestino irritable así como un variado número de procesos urológicos y ginecológicos. Algunos pacientes reportan sangrado por el recto.

En el mundo de la medicina moderna a los pacientes que presentan estos síntomas, por lo general se les hace un estudio on tomografía computarizada, o TC. La TC tiene una precisión del 98% para diagnosticar la diverticulitis. También puede identificar a los pacientes con diverticulitis más avanzada, como aquellos con abscesos asociados. La TC también permite el drenaje guiado radiológicamente de abscesos a 6 OF V aquellos con abscesos asociados. La TC también permite el drenaje guiado radiológicamente de abscesos asociados, ahorrándole posiblemente al paciente una cirugía inmediata.

Otros estudios, como enema con bario y la colonoscopia son contraindicados en la fase aguda de la diverticulitis debido a riesgo de perforación TRATAMIENTO Un episodio inicial de diverticulitis aguda se trata generalmente con tratamiento médico conservador, incluyendo descanso del intestino (no comer por vía oral), fluidos intravenosos y antibióticos de amplio espectro que cubran bacterias anaerobias y gram negativas. Sin embargo, los ataques o las complicaciones agudas persistentes, tales como pentonitis, absceso, o fistula pueden requerir cirugía inmediatamente o en una base electiva.

Al darse de alta los pacientes pueden ser colocados en una dieta baja en residuo. Una dieta baja en fibra da al colon tiempo para recuperarse fácilmente. Más adelante, los pacientes son llevados a una dieta alta en fibra. Hay evidencia de que este tratamiento baja la tasa de repetición. En algunos casos la cirugía se puede requerir para quitar los puntos del divert(culo. No se anima a los pacientes que sufren su primer ataque de diverticulitis a operarse, a menos que el caso sea severo.

Sin embargo, los pacientes que sufren episodios repetidos pueden beneficiarse de la cirug(a. En tales casos los riesgos de complicaciones de la diverticulitis compensan los riesgos de complicaciones de la cirugla. HEMORROIDES L as hemorroides son várices o inflamaciones de las venas en el ecto y el ano. Anatómicamente son plexos, cojinetes o almohadillas de tejido submucoso donde estén contenidas las v submucoso donde están contenidas las vénulas y arteriolas superficiales del conducto anal. ] A menudo, las inflamaciones de las hemorroides son consecuencia del esfuerzo para evacuar el intestino, aunque pueden ser causadas por otros factores como el embarazo, el envejecimiento y el estreñimiento crónico o la diarrea. El principal síntoma de las hemorroides es dolor alrededor del ano y sangre roja brillante en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro. CLASIFICACION Las hemorroides patológicas se dividen en internas, si se encuentran por arrlba de la línea pectínea o dentada del conducto anal, y externas las que se encuentran distales o por abajo de la línea dentada.

Las hemorroides internas se clasifican en cuatro grados: ETIOLOGÍA * factores hereditarios; * estreñimiento que, al forzar el paso de las heces, comprime las venas hemorroidales, * diarrea, que puede producir irritación; ‘k ocupacional, estar de pie o sentado durante mucho tiempo seguido, ejemplos: conserjes, botones, ejecutivos, choferes, pilotos, traductores, taxistas, programadores, oficinistas; embarazo, sobre todo en las últimas semanas; * hipertensión portal, es decir, aumento de presion venosa a nivel del sistema porta; * obesidad, por aumento de la presión abdominal sobre el piso pélvico; * abuso de laxantes, y ‘k factores nutricionales. CUADRO CLÍNICO Las molestias que causan es son fáciles de sentir: sensación de ardor omezón, humedad anal constante, dolor, sangrado al evacuar (aunque no siempre sangra), manchado de la ropa interior y sensación de salida de alguna protuberancia por el recto. Rectorragia y melenas La causa más frecuente de la rectorragia (sangrado por el ano) s por sangrado hemorroidal. na rectorragia produce sangrado relativamente pequeño, a menudo apenas manchan el papel de baño. Sin embargo, la rectorragia puede ser una cantidad de moderada a severa. Las melenas son la evacuación rectal de material negro y fétido, el resultado de la degradación bacteriana de la hemoglobina de sangre estancada en la luz intestinal. En pacientes con tránsito colónico lento, un sangrado a nivel del colon proxmal puede presentarse como melena. DIAGNÓSTICO El diagnóstico se realiza mediante un examen clínico del recto y del ano. Para descartar la posibilidad de un cáncer se ecomienda practicar un examen radiográfico con enema opaco y, posiblemente, una sigmoidoscopia.

De todas formas, ante un cuadro de hemorroides se pueden observar pequeñas pérdidas de sangre, mientras que ante un cáncer las hemorragias suelen ser más abundantes, persistentes y, por lo general, se presentan asociadas con cambios en el hábito intestinal. Endoscopia Existen diferentes tipos de endoscopia, y la anoscopia es uno de ellos. La rectoscopia es una observación instrumental del recto y ano, por medio de la cual se puede visualizar el estado interno de los mismos. La colonoscopia es un estudio instrumental, mediante una reparación de purga y lavados previos, con el colonoscopio, el cual permite, bajo anestesia y lubricante y distensión moderada no dolorosa, con aire, ver todo el aparato digestivo in lubricante y distensión moderada no dolorosa, con aire, ver todo el aparato digestivo inferior.

En ellas puede observarse el origen del sangrado, tomar fotografías, reconocer tumoraciones y ulceraclones, diagnosticar formaciones diverticulares, observar su estado patológico, lo mismo que estenosis y un reconocimiento rápido de las tumoraciones benignas (divertículos) y malignas (cánceres), etc. Mantener una buena higiene anal y evitar rascar o frotar las hemorroides, para ayudar a prevenir las infecciones. * Corregir el estreñimiento añadiendo fibra a la dieta: frutas, verduras, pan integral, líquidos abundantes[3] Correglr las diarreas. * Evitar comidas muy sazonadas, picantes y grasas, así como el consumo de alcohol. * Evitar esfuerzos al defecar. * Reducir el tiempo de defecación. * Utilizar papel higiénico suave o limpieza anal mediante baño con agua tibia. No es conveniente aplicar gasas frías o hielo ya que, si bien esta acción alivia el dolor temporalmente, el frío impide que se isuelva el trombo que causa las hemorroides. Manejo quirúrgico El tratamiento quirúrgico se debe realizar siempre que el mejoramiento de hábitos y tratamiento médico no sean suficientes o cuando ya existe inicio de las complicaciones y generalmente para hemorroides de tercero y cuarto grado o incluso las de segundo grado que no respondieron a otras alternativas no quirúrgicas de manejo. La hemorroidectomía es la cirugía empleada para quitar las venas que se han hinchado o dilatado alrededor del ano. Para la intervención de hemorroides el paciente se puede someter a anestesia general o bien a una local (anestes 2