SENSACIONALISMO

julio 6, 2018 Desactivado Por admin

SENSACIONALISMO Origen del Sensacionalismo Las manifestaciones de carácter sensacionalista presentes en los impresos de divulgación pública pueden ser remontadas aun al siglo XVI con las gacetas alemanas y francesas que incluían notas sobre crímenes, dramas familiares y chismes de la realeza, fue sólo en la segunda mitad del XIX que se las asumió en esa condición, es decir, como expresiones de una manera particular y deliberada de hacer periodismo.

Esto ocurrió principalmente en Francia, Inglaterra, Alemania y en los Estados Unidos de Norteamérica. En el caso estadounidense ue es el e me’or ilustra el desarrollo de esta fo OF6 mantener y luego inc Swipe nexi pag diaria llevó a que se producto de la simpl la d etencia por venta de la prensa scéndalo, inclusive r tales propósitos.

A principios del siglo XIX, en el auge del capitalismo que se caracteriza por un nuevo papel en lo socio-pol(tico y económico del ciudadano común para que respondan de mejor manera a los intereses de las clases en el poder, por consiguiente esto se va a ver reflejado también en el desarrollo de la comunicación debido a la Revolución Industrial y la prensa de masas, posteriormente parece la prensa amarilla o sensacionalista cuyos máximos exponentes Swipe to kdew next page son Joseph Pulitzer y Willam Randolph Hearst quienes llevaron a su máxima expresión este tipo de prensa.

Es entonces donde se da la lucha por conseguir más lectores. Prensa sensacionalista La guerra Hispano-americana, fue la primera guerra de corresponsales. Los periodistas no sólo informaban del conflicto sino que muchas veces actuaban de exploradores o espías o empuñaban el fusíl en la batalla. También fue la guerra de la prensa amarilla que no dudaba en mentir, exagerar o alterar la verdad para ganar la batalla de las entas. El fenómeno de la prensa amarilla, o prensa sensacionalista, nació en Estados Unidos donde el gusto por el escándalo llega a nuestros días.

Principales exponentes del Sensacionalismo Joseph Pulitzer: Nació el 10 de abril de 1847 y murió el 29 de octubre de 1911 editor estadounidense conocido por los premios periodísticos que llevan su nombre: Pulitzer Prizes: y por haber originado el llamado periodismo amarillo junto con William Randolph Hearst. Pulitzer inició la carrera militar pero fue rechazado por el ejército austríaco debido a su frágil salud y a su mala visión. Emigró a los Estados Unidos en 1864 para luchar en la Guerra Civil Americana.

Tras la guerra se fue a vivir a San Luis (Missouri) donde en 1868 empezó a trabajar para un periódico de lengua alemana, el Westliche Post. Se unió al Partido Republicano y fue elegido en 1869 para la Asamblea del Estado de Missouri post. Asamblea del Estado de Missouri. En 1872 Pulitzer compró el periódico en el que trabajaba por 3000 dólares. Después, en 1872, compró el St. Louis Dispatch por 2700 dólares y fusionó los dos diarios para crear el St. Louis Post-Dispatch, que terminó iendo el periódico diario de San Luis.

Fue ahí donde Pulitzer desarrolló su papel como portavoz del hombre corriente con exclusivas y con un acercamiento a la noticia fuertemente populista. William Randolph Hearst: Nació en San Francisco el 29 de abril de 1863 y murió en Beverly Hills el 14 de agosto de 1951 , periodista y magnate de la prensa estadounidense. Hijo de George Hearst, un rico ranchero y propietario de minas hecho a si mismo, adquirió a los 23 años un periódico que su padre aceptó como pago de una apuesta; realmente la apuesta es ganada por él en un juego de cartas.

Comenzó entonces toda una escalada periodística que culminó, en su punto álgido, en la posesión de 28 periódicos: Chicago Examiner, Boston American, 18 revistas, cadenas de radio y alguna productora de cine. Inspirado en el trabajo de Joseph Pulitzer, fue el inventor de la llamada prensa amarilla, o del sensacionalismo, basada en un periodismo de investigación mezclado con titulares incendianos, alejados en muchos casos de la neutralidad y del rigor periodístico, y con el objetivo primordial de vender cuantos más 3 casos de la neutralidad y del rigor periodístico, y con el objetivo rimordial de vender cuantos más periódicos mejor.

El poder de Hearst fue tan omnímodo, que prácticamente nadie era capaz de enfrentarse a su vasta legión de titulares, es posiblemente el mayor monopolio periodístico de todos los tiempos, y a una nómina constituida por los mejores periodistas, incluyendo Jack London. El periodismo sensacionalista es una actividad de identificación y exacerbación del carácter singular de los acontecimientos a través del énfasis, incremento o sustracción de elementos lingüísticos, visuales (sonoros) e ideológicos, por medio de la repetición de emáticas que contienen conceptos y valores que se refieren a la violencia, la muerte y la desigualdad social.

Estilo del Sensacionalismo El periodismo sensacionalista se expresa fundamentalmente en periódicos de formato tabloide hechos con un diseño muy atractivo que combina los titulares plenos usando, fotografías e ilustraciones sugerentes y el despliegue contrastante de colores, pero además con la presentación de relatos sobre personas, conductas o sucesos que suponen transgresiones de la ley (crímenes, robos, asaltos, etc. ). De la moral aceptada (violaciones, corrupción. o de la normalidad esperada (accidentes, tragedias, etc. ).

Lo que varía en los espacios de radio o televisión sensacionalistas y lógicamente por razones de la naturaleza de los medios emp radio o televisión sensacionalistas y lógicamente por razones de la naturaleza de los medios empleados es que los elementos gráficos estáticos son sustituidos por sus equivalentes sonoros o audiovisuales que incluyen todas las posibilidades y efectos que brindan los lenguajes de los medios electrónicos, asi como están apoyados por la inmediatez o simultaneidad de las transmisiones, a narración desde el lugar de los hechos o los testimonios en la voz e imagen de los protagonistas.

Un factor determinante del sensacionalismo está dado por su estilo narrativo, que implica tanto la selección de los hechos que después noticiabiliza como la construcción de los mensajes que ofrece a sus lectores, oyentes o telespectadores. A diferencia del periodismo tradicional, que trabaja con temas generales, emplea un lenguaje sobrio y frío y trata de ceñirse a la descripción de los hechos o a la transcripción de los dichos, el sensacionalista se alimenta de asuntos próximos a la colectividad, xtraídos de su cotidianidad y por tanto de mayor realismo.

Destacar lo violento y el exponer lo sexual son las herramientas claves del periodismo sensacionalista. Distorsión narrativa de los hechos. Exageración y la dramatización. Angustia, dolor, compasión, sufrimiento, llanto, alegría, enfado, miedo, estupor, muerte. Crimen y pornografía son sus mejores agentes de venta y publicidad. Explotación de lo morboso y de lo esca 5 pornografía son sus mejores agentes de venta y publicidad. Explotación de lo morboso y de lo escandaloso.

Espectáculo macabramente festivo. Lenguaje sencillo y coloquial que incluye adjetivos prejuiciosos y apela al humor negro y a la ironía, todo ello para hacer que el destinatario se sienta testigo de los hechos. Otro factor que influye en el estilo del sensacionalismo es la utilización de las «tres S» sangre, sudor y sexo. Es decir, una prensa en la que tiene espacio la violencia, el contenido erótico, el deporte en especial el fútbol y otros «temas que no tienen cabida en otra prensa o en otros medios.

El discurso sobre la violencia coincide así, pues, con el discurso sobre el sexo, siendo la muerte el colmo de lo inefable, la entación suprema de lo indecible» Si el sensacionalismo vende es precisamente porque muestra las contravenciones a la moral social, aparte de que él mismo se ofrece como una contravención al tiempo de ser visto como una posibilidad de obrar o pensar en oposición a lo socialmente establecido.

Ahí radica su encanto. El «gancho» que utiliza no puede ser otro, en consecuencia, que tratar narrativamente aquello que mueva la curiosidad y las pasiones de sus destinatarios. Y qué más podría ser esto sino la violencia, el sexo y la privacidad de los otros, sean esos otros famosos o no.